Aspiradoras ¿Cuál debería comprar? Guía de compra, análisis, comparativas y buscador de ofertas

Seguro que ya te habrás dado cuenta que barrer a la antigua, es decir, con una escoba convencional nunca es suficiente. Y es que, ahora más que nunca, estamos concienciados de que el polvo y la suciedad en general, es el causante de numerosos problemas de la salud, como alergias, asma o riesgos derivados de la acumulación de bacterias en el suelo que sin duda afectan a personas adultas pero sobre todo a bebés. La buena noticia es que la tecnología siempre está presente haciendo su trabajo a las mil maravillas. Con las aspiradoras de última generación, es posible evitar que el polvo tome posesión de tus dominios y que cada vez requiera menos esfuerzo limpiar tu hogar.

Comparativas por tipo

Tipos de aspiradores

Para elegir el modelo adecuado entre todo el cúmulo ahora existente, es preciso conocer los tipos de quipos más populares que se comercializan a la fecha, lo mismo que las características de la tecnología que utilizan. A continuación te presentaremos los favoritos tanto de fabricantes como de usuarios:

Consisten en pequeños dispositivos robituzadis que se mueven por sí solas por las superficies ya sea con ayuda de control remoto o de programaciones electrónicas especiales (que les permiten cambiar de dirección cada vez que encuentran un obstáculo). Son muy silenciosas, consumen poca energía y evitan todo esfuerzo, sin embargo, tienen depósitos pequeños y no son la mejor opción para los hogares con desniveles o pisos con demasiados obstáculos.

Tienen un sistema de aspirado completamente vertical rematado por una barredora en forma de cepillo que les da la apariencia de una escoba eléctrica. Son potentes y muy prácticas para los pisos alfombrados debido a que succionan el polvo desde lo profundo de la fibra. Muchos modelos se conectan al enchufe, pero otros cuentan con baterías recargables que evitan el uso de cables. Su inconveniente es que el cuerpo rígido y la forma de la base de aspirado impiden llegar a los rincones difíciles. Además es necesario vaciar continuamente el depósito.

Tienen motores del tamaño de una secadora de pelo que generan poco ruido y se pueden llevar a todos lados. La mayoría utilizan baterías recargables y cuentan con una boquilla angosta que se puede modificar con accesorios. Son prácticas y potentes pero están diseñadas para sitios de difícil acceso y áreas pequeñas como el maletero del coche. El depósito debe vaciarse después de cada uso.

Son los dispositivos más comunes que han sustituido del todo a las viejas aspiradoras con bolsa. Por lo regular se componen de un cuerpo sólido construido con plástico de alta densidad y secciones metálicas que cubren el sistema de separación ciclónica. Algunas son grades y tienen ruedas, mientras que otras son pequeñas y ligeras por lo que se pueden transportar fácilmente. Existen modelos que tienen depósitos que se llenan con agua para atrapar el polvo de una manera más efectiva.

Son efectivas porque utilizan filtros muy económicos que se cambian fácilmente y porque su poder de succión les permite inclusive recoger líquidos. Tienen la desventaja de ser ruidosas y, en algunos casos, también pesadas y voluminosas.

Son idénticas a las aspiradoras sin bolsa pero utilizan un sistema adicional de emisión de vapor que afloja la suciedad y desinfecta a profundidad. Aunque se pueden utilizar para recoger polvo, son más efectivas para realizar limpiezas profundas de alfombras y superficies sólidas (madera o azulejo por ejemplo).

Consideraciones a tener en cuenta antes de comprar un aspirador

Antes de inclinarte por uno u  otro modelo, presta atención a los siguientes factores:

  • Potencia

Esto es lo que determinará el poder de succión de tu equipo y a menudo viene expresada en watts o vatios. Entre más potencia tenga el equipo más adecuado será para recoger residuos de mucha densidad como son las grandes acumulaciones de polvo fino y pesado y los líquidos. Ten en cuenta que en general, entre más potencia tenga tu equipo mejor limpiará tus superficies.

  • Tipo

Como ves, los distintos tipos de aspiradores tienen distintas ventajas que pueden contribuir al trabajo o dificultarlo, así que revisa sus características para que compres algo que realmente te sirva, como puede ser una de mano para el coche y una de escoba  para tus alfombras y nunca al contrario.

  • Características técnicas

Considera por ejemplo si realmente necesitas tener un equipo que emita vapor o si te basta con tener una aspiradora normal sin bolsa. Las superficies lisas por ejemplo, como el linóleo, el azulejo y el concreto no necesitan más que del aspirado común con  equipos comunes sin bolsa o tipo escoba, mientras que la madera o los suelos alfombrados que no se pueden lavar como se hace con el concreto o el azulejo, se tratan mejor con vaporetas que acondicionan y limpian a profundidad.

  • Frecuencia de uso

Si el sitio que te interesa limpiar se genera poco polvo y por ende no es necesario aspirar continuamente, no es obligación adquirir una gran unidad de mucha potencia, ya que puede que nunca le saques provecho. Para ello quédate con uno tipo escoba o con uno regular que tenga boquillas intercambiables para llegar a los rincones difíciles.

  • Filtros

Estos se clasifican por densidad del 10 al 14. Entre más alto sea el número más tupida es la trama. Esto permite atrapar el polvo con mayor efectividad y aprovechar el poder de succión del dispositivo por más tiempo antes de tener que usar un filtro nuevo. Vale la pena adquirir los filtros que son lavables ya que reducen el gasto de consumo significativamente.

  • Accesorios y recambios

Este es uno de los detalles que le dará funcionalidad a cualquier tipo de equipo que elijas. Fíjate en si se incluyen accesorios especiales para tapicera, boquillas para recoger pelo de mascotas o pipas con malla para aspirar en rincones pequeños o saturados de objetos pequeños. Estos accesorios valen mucho lo que inviertes en la compra. Lo mismo sucede con los equipos que cuentan con refacciones fáciles de conseguir, ya que le dan valor al dinero que gastaste en el equipo.

  • Precios

Los precios son muy variables y dependerán de las características específicas, de la marca y de la actualidad del modelo por lo que no existe un patrón exacto que puedas seguir para tomar el precio más adecuado. Lo ideal es comparar varios modelos en costos y características para saber si te conviene o no modificar tu presupuesto.

A continuación conoceremos algunos datos sobre su creación y evolución y nos daremos una leve zambullida en un cúmulo de modelos de vanguardia, todo, para que sepas qué es exactamente lo que debes elegir a la hora de comprar.

Los orígenes de la aspiradora

Los aspiradores nacieron en los Estados Unidos a finales del siglo XIX, momento en que el avance de la ciencia (apoyado por la revolución industrial) había generado nociones más claras de salud en las personas comunes y corrientes. En ese momento las amas de casa ya sabían del riesgo de alergias, infecciones respiratorias y otros problemas de salud que eran planteados por la suciedad y los gérmenes que viajan en el polvo, de manera que, rápidamente se convirtió en prioridad desarrollar un método capaz de recoger tanto polvo como fuese posible.

Así, se cree que fue en 1860, cuando se desarrolló un dispositivo que contaba con un mecanismo parecido al de un fuelle de una sola de dirección (la de aspirado) accionado por una palanca. Dicho mecanismo permitía recoger grandes cantidades de polvo en un depósito, lo cual era imposible de hacer usando una simple escoba mecánica, y también absorber partículas directamente de cortinajes y tapizados.  La mayor innovación de este dispositivo, la cual hasta la fecha se conserva, era el uso de un lienzo de tela que se colocaba húmedo en la boca del depósito para evitar que el polvo intentase escapar.

No obstante las ventajas, el equipo era del tamaño de un carruaje de pasajeros, por lo que su utilización se ofrecía como un servicio costoso en que sólo algunos particulares podían pagar. No sería sino hasta 1905 que en San Francisco, California se inventa el primer dispositivo portátil de aspirado. Este pesaba casi 50 kilos y era tanto o más costoso que una sesión de limpieza con el equipo “tamaño diligencia”.

El  momento del cambio

La verdadera revolución vino cuando un modesto trabajador de limpieza de nombre James Murray Spangler encontró una solución para evitar las tormentas de polvo ocasionadas por la barredora de alfombras con la que trabajaba todos los días.

Después de llegar a la conclusión de que el uso de este armatoste (una especie de cepillo giratorio que trataba inútilmente de depositar el polvo en un cajón abierto) le había generado una intensa tos crónica, decidió probar una aparentemente alocada idea. Esta consistía en montar un pequeño motor eléctrico dentro de una caja sujeta al extremo de un palo de madera. El movimiento del motor atraía a sí todo el polvo y luego lo impulsaba lejos en la dirección contraria. Aquí, Spangler colocó una doble funda de almohada que le permitió recoger las partículas impulsadas para evitar que fueran esparcidas de nuevo por los aires. El año era 1907 y lo que narramos fue un acontecimiento: El nacimiento de la primera aspiradora eléctrica portátil.

Rápidamente, Spangler patentó su invento y fabricó varios prototipos gracias a los que se dio a conocer y con los que se ganó el interés de compañías que quisieron explotar la idea en grande. Así fue como el ingeniero William H. Hoover decidió pagar los derechos de la patente para crear una compañía fabricante que hiciera posible que el moderno dispositivo terminara presente en miles de hogares en Los Estado Unidos y Europa.

Un invento de que dominó por décadas

Aunque la idea base de Spangler fue la que dotó de fuerza al desarrollo de nuevas tecnologías de recolección de polvo y polución sólida, las primeras aspiradoras comenzaron a surgir desde antes con esa misma espantosa barredora con la que nuestro inventor batalló, pues esos fueron los primeros dispositivos que comenzaron a implantar el uso de sistemas de recolección a base de fuelles y los que pretendieron atrapar el polvo en un contenedor. No obstante, la aspiradora de Spangler tuvo una innovación sin igual: El uso de un motor eléctrico que borró de la historia a cualquier otro intento parecido (como el de John S. Thurman que creó un dispositivo similar al de Spangler pero utilizando un motor de combustión).

Sucede que el uso de un motor eléctrico permitía aspirar mucho más rápido las partículas impidiendo que se dispersaran, y la utilización de un filtro por el que estas últimas atravesaban antes de caer a la bolsa, permitió fabricar el equipo de recolección de polvo más efectivo que hasta ahora se conoce.

La nueva era en limpieza

El siguiente avance en la historia de los aspiradores fue la invención de los equipos sin bolsa, pues luego de décadas de la invención de Spangler, los equipos seguían utilizando bolsas en forma de funda de almohada que se habían fabricado en cuero y toda clase fibras naturales y sintéticas en un intento por contener mejor el polvo y complicar menos el pesadillesco drenaje (que era preciso realizar cada determinado tiempo para no entorpecer el vacío creado en el interior y disminuir el poder de succión del mecanismo).

Era ya casi principios de 1980 cuando comenzó a plantearse la posibilidad de utilizar un procedimiento conocido como separación ciclónica para hacer que las aspiradoras fuesen más eficientes en la recolección de residuos y para que dejasen de utilizar las enormes bolsas regulares.

Así, se probó creando un cilindro dentro del cual se produce un vórtice con ayuda del aire aspirado en el que, por acción de la fuerza centrífuga, es posible separar las particular sólidas de polvo y suciedad del aire.  Como resultado de este fenómeno físico, los residuos sólidos caen al fondo del cilindro, donde permanecen por inercia, siendo incapaces de ascender siguiendo el flujo ascendente del vórtice. De esa manera y gracias a los prototipos lanzados por la compañía Dyson (que patentaría esta innovación con el nombre de tecnología Ciclón) al fin aparecen los modernos y prácticos aspiradores con depósito que acabaron con los problemas de drenaje y de obstrucción que generaban los equipos que utilizaban bolsas.

Las aspiradoras de última generación

La mejora en el uso de los filtros utilizados para retener el polvo, la reducción del peso y el tamaño de los motores que contradictoriamente se vuelven más potentes y modernos y la utilización de nuevas tecnologías como el uso de  vapor, han creado todo un regimiento de modernos equipos entre los que cada persona podrá encontrar un modelo especial que satisfaga sus necesidades. Una de las garantías que estos equipos ofrecen es que cada vez es más sencillo eliminar el polvo que se recoge y cada vez más complicado que un solo rincón quede sin aspirar.

En conclusión…

Los hogares de la actualidad no están completos sin un aspirador, ya que hasta la fecha son la mejor y más practica solución para disminuir las alergias respiratorias, controlar el asma, eliminar los contaminantes y microrganismos dañinos del aire y además conservar el orden y la frescura del ambiente por más tiempo. No esperes más y toma esta guía para para elegir las más adecuada para tus necesidades. Verás cómo tu familia y tu hogar te lo agradecerán.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies